Símbolos, imágenes, identidad y pareja (algunas ideas)

Expone Umberto Eco que la mitificación de las imágenes era un echo institucional, que tiene su origen en la codificación decidida por los hombres de la Iglesia con el establecimiento de un repertorio de figuras en lo que denomina una hermeneútica bíblica (Eco, 2013, p. 258)⁠ centrando su atención en las narraciones mitopoyéticas que surgen de las interpretaciones que se realizaban de los textos bíblicos. Aunque en origen ligados a los mitos, poco a poco son integrados en una nueva estructura narrativa que corresponde al propio usuario de las imágenes, que las reinterpreta y aprehende de acuerdo a estructuras que no pueden ser decididas desde fuera de él mismo.

Los símbolos en la comunicación de pareja participan de los elementos constitutivos de los mitos, responden a un código establecido por la pareja, identificable por ella. Las imágenes se conforman como elemento simbólico en el interior de la pareja. Tomar y guardar imágenes de momentos especiales en la vida de la pareja ha sido un comportamiento común desde la popularización de las cámaras fotográficas de consumo, con el desarrollo de los productos Kodak. Independientemente de cómo han cambiado los hábitos fotográficos con la irrupción de cámaras de buena calidad en dispositivos digitales como los smartphones (Gómez Cruz, 2012), las imágenes que se toman “ya no sirven tanto para almacenar recuerdos, ni se hacen para ser guardadas […] sirven como exclamaciones de vitalidad, como extensiones de unas vivencias, se comparten y desaparecen, mentalmente y/o físicamente” (Felici, 2011). Como señala Sontag (1977) el poder de la fotografía sirve dotar de sentido al mundo, un mundo en el que también está presente nuestra cotidianidad. Las imágenes son símbolos en los que se refleja la vida de la pareja, pero a un nivel de comprensión más profundo son un hecho biográfico y un relato de la propia familia (Illouz, 2007)⁠ en el cual la narrativa individual, el “yo” que mencionábamos más arriba, se media en el seno de la pareja.

Para el constructivismo social poseemos muchos “yos” que no pueden existir en aislamiento, puesto que depende de la aceptación del resto de la comunidad, fomentadas por el uso de estrategias comunicativas (Ibáñez Moreno & Ortigosa Pastor, 2006)⁠. Al comunicarnos exponemos a los demás cómo queremos que nos vean a la vez que aceptamos como quieren ellos ser vistos (Jonathan H. Turner, 2007)⁠, participando de una interacción mutua a nivel verbal y cognitivo, con los símbolos como elemento relacional en esta esfera. Hablamos por tanto de la personalidad como una composición negociada entre los miembros de la pareja, y de ellos para con los círculos cercanos, dialogando en la ecuación que la vida moderna, una vida urbana, propone entre los contenidos individuales y supraindividuales de su vida (Simmel, 2005)⁠.

Las imágenes son una reproducción del mercado cultural en el que están inmersas. Las imágenes que se toman cogen la estética de los movimientos que hay en el momento. Fenómenos como el selfie son un claro exponente actual. La identidad online se construye a partir de nuestras decisiones, en relación con los recursos sociotécnicos disponibles (Núñez Mosteo, Ardèvol, & Vayreda, 2004). Las imágenes, en el seno de la pareja responden a las posibilidades sociotécnicas con las que cuentan, pero la representación se corresponde al ámbito íntimo, negociado, que escapa a la percepción al moverse en el ámbito de las subjetividades, a través de la conformación de unas representaciones entendidas como parte de los rituales dentro de la pareja: les ayuda a conmemorar su pasado, a comprender su presente y a soñar su pasado; a la vez que identifica las disposiciones morales en las que se sustenta su relación.

___________________________

REFERENCIAS

Eco, U. (2013). El mito de Supermán. In Apocalípticos e integrados. Editorial Debolsillo.

Felici, J. M. (2011). Pensar la fotografía en la era digital. A propósito del libro de Joan Fontcuberta La cámara de Pandora. La fotografía después de la fotografía.

Gómez Cruz, E. (2012). De la cultura Kodak a la imagen en red. Una etnografía. Barcelona: Editorial UOC.

Ibáñez Moreno, A., & Ortigosa Pastor, A. (2006). Comunicación en Internet: conductivismo social e identidad virtual. Comunicar: Revista científica iberoamericana de comunicación y educación. Grupo Comunicar.

Illouz, E. (2007). Intimidades congeladas: las emociones en el capitalismo. Buenos Aires: Katz Editores.

Jonathan H. Turner. (2007). Human Emotions: A Sociological Theory. (Rouledge, Ed.)American Journal of Sociology. New York. doi:10.1086/651323

Núñez Mosteo, F., Ardèvol, E., & Vayreda, A. (2004). La actuación de la identidad online: Estrategias de representación y simulación en el ciberespacio. Congreso Ciberart, Bilbao.

Simmel, G. (2005). La metrópolis y la vida mental. Bifurcaciones: Revista de Estudios Culturales Urbanos.

Sontag, S. (1977). On photography. Macmillan.

Anuncios

Acerca de gabrielrosabernaez

Doctorando en Educación en la Universidad Complutense. Escribo sobre la ecología de los medios de información, comunicación y aprendizaje; y sobre sistemas complejos y epistemología.
Esta entrada fue publicada en Conocimiento y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s