Facebook, el condicionamiento operante y la ética en la investigación

Desde los experimentos de Edwuard Thorndike y su condicionamiento instrumental y B.F. Skinner y sus experimentos con palomas y su “caja de Skinner” se conoce que los refuerzos, sean estos conductas, sucesos u objetos proporcionados, tienen un efecto sobre la conducta del que los recibe. Ocurre en la vida online y offline, a través de una conversación presencial o en la comunicación mediada por ordenador (CMO).

Hace algo más de un mes se publicó un estudio en el que se publicaba un paper en PNAS en el que se reconocía que durante el año 2012 se habían filtrado selectivamente en Facebook los muros de setecientos mil usuarios a lo largo de una semana, de forma que se mostrasen palabras o enlaces o vídeos que influyeran de forma positiva o negativa en su estado de ánimo, estudiando el efecto que  tendría en sus publicaciones.

The real impact of social networking while at workLas conclusiones del estudio no añaden nada que no se conociese: que los procesos virtuales son reales y por tanto lo que se vive en ellos tiene repercusión en nuestra vida, también en nuestro estado de ánimo. Cualquiera que se haya exaltado con una discusión en Twitter entender´a  lo que me refiero. Este dato ya fue tratado en una interesante investigación publicada en Psicothema sobre estrés psicológico en usuarios de Internet en la que los resultados muestran que tanto la “participación (presencial y virtual) ejercen una influencia positiva similar en la autoestima social, lo que a su vez incide en la reducción de los niveles de estrés y depresión”.

Igual a lo que rodea a Facebook en cuanto a privacidad con los datos, este estudio ha levantado lógicas y bien argumentaras  críticas por las implicaciones de la investigación en cuanto a la ética en la que se sustenta el estudio. La investigaci´on requiere de un conocimiento y aceptaci´on expresa por parte del objeto de estudio. Como señalan Ardèvol y Estalella “la reflexión ética sobre la investigación de internet surge con la asunción de que se está investigando a sujetos humanos”. Esta reflexión la realizan desde una perspectiva cualitativa, pero es igualmente válida para la cualitativa.

No comprendo el motivo por el que esta investigación se ha llevado a cabo sin una rigurosa explicación a los participantes de su objeto, más allá de una elucubración sobre intereses comerciales -en cuanto a rentabilidad publicitaria- por parte de la compañía. Se trata de no reconocer el valor de sus usuarios; y los investigadores no reconocer la identidad de los participantes más allá de objetos con los que probar teorías.

En el fondo toda investigación debería fundamentar un planteamiento ético, un compromiso del investigador -la comunidad científica- hacia un entendimiento, en este caso de cómo influye la comunicación mediada por ordenador en nuestro estado de ánimo. Una comprensión para hacernos conscientes de la forma en que vivimos, independientemente de las implicaciones -económicas, personales, de profundización en un ámbito de estudio, etc.- que conlleve. Un matiz que introduce una reflexión sobre el para qué en la base de toda investigación: su componente social y, por lo tanto, ético.

 

________________________________

*Imagen de Robert S. Donovan en Flickr bajo Licencia Creative Commons Atribución 2.0 Genérica.

Anuncios

Acerca de gabrielrosabernaez

Docente. Máster en Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible. Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños, de Acción Educativa.
Esta entrada fue publicada en Epistemología y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s