El valor de lo que creas es cero

(Entrada publicada originalmente en el blog de la asignatura Introducción a la Sociedad de la Información del Máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento de la UOC.)

numero_ceroLeyendo esta entrada de Jesús Encinar, junto a otras relacionadas en su blog, comienzo a preguntarme sobre el valor de la información en época de abundancia, o sobreabundancia. ¿Cómo afecta la infoxicación al precio de las producciones intelectuales, sean estas académicas, musicales, audiovisuales o literarias?

La primera aproximación que podríamos hacer sería a la oferta y la demanda como parámetros de medida. Una de las más sencillas reglas económicas -aunque en economía bien podríamos hablar de axiomas, como si de una ciencia exacta se tratase-, es que a una mayor oferta de un determinado producto, o de productos de una misma categoría, el precio de estos se devalúa.

En el caso de la Sociedad de la Información, la oferta de esta”ley” no es plenamente aplicable, pues la información, los bits, no son cuantificables por volumen. Quiero explicar este concepto. La información que se produce en la red se englobarían en diversas categorías, que clasifico de la siguiente forma:

  • Información referenciada: aquella producida en el marco de las redes sociales. Permite relacionarse e interactuar. Su base es la instantaneidad.
  • Información estructurada: articulada en forma de reflexiones, abarcan los diferentes ámbitos de interés del autor. Requiere elaboración.
  • Información producida: contenido audiovisual en diferentes formatos.
  • Información compartida: la utilización de las redes P2P para compartir información, independientemente al autor o el motivo, bien sea por trabajo o por ocio.

Esta clasificación se corresponde con los diferentes canales que los usuarios de la red utilizan, junto a los usos principales que se hacen de la red como productores y/o distribuidores de contenido. No todos estos canales tienen un origen de búsqueda económica, aunque todos aumentan el volumen de información disponible.

La infoxicación como elemento devaluador de los bienes culturales presenta muchos matices, y no pueden reducirse exclusivamente al intercambio P2P de archivos de música o películas, por ejemplo.

Los cambios en los modelos de producción y publicación de los contenidos vienen posibilitados tanto por el desarrollo de herramientas sencillas e intuitivas como por el surgimiento de redes y dispositivos móviles. Conviven herramientas de elaboración, producción y publicación de contenidos dentro de la cultura 2.0, donde compartir información y la instantaneidad es la base. Aunque el volumen de datos es ingente, a mi entender hay un aspecto fundamental en el cambio de parámetros respecto al valor de los bienes culturales. Se trata de la relativización del valor de los productos culturales.

Fijar el precio de un disco o un libro ha sido una de las labores más subjetivas, pues la creatividad no puede cuantificarse. ¿Cuánto vale el humo? Lo que se esté dispuesto a pagar por él. Para la comercialización de los bienes culturales se creó una extensa red interconectada de empresas que buscan, seleccionan, producen, valoran y comercializan libros, software, videojuegos, películas o discos, entre otros muchos productos.

La revolución del P2P no ha influido en la venta de los productos culturales, frente a lo que desde el sector empresarial se empeñan en reiterar, pero si ha cambiado la percepción de la creación como parte de un canon establecido por las empresas. Autores que se autoeditan y tienen éxito de venta fuera del circuito editorial. Grupos musicales que dejan su música en libre acceso y ganan dinero a través de los conciertos. Este cambio principal es el de la ruptura con la figura del intermediario, que se desprofesionaliza; las recomendaciones a través de las redes sociales, la autopromoción de los autores, pasan a ocupar ese lugar.

Nos encontramos en un cambio en el modelo industrial, más amplio que la gestión, producción y venta de un producto. El cambio tecnológico permite que los usuarios creen contenidos con una gran calidad y tengan posibilidad de difundirlo con un coste muy bajo, o casi cero, directo a los interesados en él. Los productos naif compiten en igualdad de condiciones en un mercado global, llegando cada vez a más sectores empresariales. La fotografía, la música, las películas, los libros primero; con la expansión próxima de la impresión 3D surge un mercado inmenso, que va desde los juguetes a las piezas de la mecánica de un coche.

Desde los sectores empresariales afectados critican los nuevos usos que permite la tecnología como un peligro no para los sectores que económicamente les sustentan, sino como un empobrecimiento cultural; actitud por otra parte elitista pues es el tiempo el que marca las obras que quedan y serán por tanto consideradas arte -el arte es un concepto histórico más que estético- y no es dictado por un sector empresarial. En contraposición hay diferentes empresas que estudian el mercado y aprovechan las tendencias de creación de los usuarios y les ofrecen productos para producir sus trabajos, bien sea como la edición de un libro de fotografías o la autopublicación de una novela.

Este sería el primer problema, el del cambio en los modelos de negocio a que la Sociedad de la Información, girada en sociedad colaborativa o 2.0, obliga.

El segundo problema, más propio del volumen de información es el de la dispersión de los usuarios y la disminución de la atención a los bienes producidos, que en muchos casos podríamos considerar que no existen, al pasar desapercibidos. Un ejemplo concreto es el de Spotify en su estudio 2013: el 20% de los contenidos que alberga no han sido escuchados nunca. A mayor información, más dispersión y menos atención.

spotify

Este aumento de la información, de los bienes culturales hace que su valor tienda a 0, como señala Jesús Encinar en otro post. La tecnología reduce el coste marginal de los productos. El carecer de valor de intercambio, produce un cambio en el concepto de su valor. Carece de valor de venta, pero se convierte en factor de venta: el de la marca personal, sea esta de un producto, una empresa o una persona. En la sociedad red cada mensaje lleva implícitas dos potencialidades: la viralidad y el desarrollo de marca.

2013-12-29

Pero en el mundo en el que nos encontramos, en tránsito en cuanto al modelo de negocio de las empresas a la economía red, no es igual para todos los productores de contenido. Aquellos autores que cuenten con el respaldo y medios de las compañías culturales tienen posibilidades mayores de promocionar su producto que aquellos que lo autoproducen y promocionan. Si bien la viralidad producida por una buena gestión en las redes sociales de su producto puede ofrecerles igualdad de condiciones, con esa potencialidad que señala Manuel Castells de llegar de muchos a muchos en su idea de autocomunicación de masas. El surgimiento de la figura del community manager y de cursos orientados a formarlos, muestran hasta qué punto comprender la dinámica de las redes sociales se ha convertido en un punto de inflexión sobre la gestión y venta de los bienes culturales.

La tecnología conlleva cambios profundos en todos los ámbitos de la sociedad, a veces paradigmáticos, como me atrevería a denominar a este momento de irrupción tecnológica, donde hemos aprendido a digitalizar todos los contenidos culturales. Encontrarse en una cambio de modelo productivo generado por el desarrollo de la sociedad de la información conlleva a una necesidad de replanteamiento nuevo de los modelos de negocio de las empresaspero también de las propias industrias que sustentan.

_______________________________

*Imagen de cabecera está tomada del blog En Naranja.

Anuncios

Acerca de gabrielrosabernaez

Docente. Máster en Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible. Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños, de Acción Educativa.
Esta entrada fue publicada en Redes y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s