Sueñan las redes con productos diseñados electrónicamente

(Entrada publicada originalmente en el blog de la asignatura Introducción a la Sociedad de la Información del Máster en Sociedad de la Información y el Conocimiento de la UOC.)

Quería comenzar este post con un título que jugase con el de la novela de Philip K. Dick que inspiró la excelente Blade Runner. Buscaba un juego de palabras que me sirviese de metáfora para enmarcar uno de los temas más precipitados por la sociedad red, a la vez de incipiente, como epílogo de esa frase que tan bien define el momento de incertidumbre por el cambio en el que vivimos: lo viejo aún no se ha ido y lo nuevo está por venir.

La realidad laboral está cambiando. Los cambios son estructurales, pero van más a las recurrentes reformas que desde los mass media, expertos economistas y políticos dictan; son cambios organizativos en la forma en la que concebimos el trabajo, además de en como lo realizamos. Estos cambios tienen su base en la sociedad de la información y afectan a todos los ámbitos en los que se organiza el trabajo:
– Al trabajador, que ve como su valor se relativiza, pasando de ocupar un lugar en la producción a depender de su capacidad de resilencia y generación de conocimiento a partir de las ideas con las que trabaja.
– A la empresa, que cambia su concepto de producción de valor, pasando de trabajar por la generación de beneficios de la empresa a trabajar por proyectos.
– A las organizaciones que existen alrededor del proceso laboral, como son sindicatos, organizaciones empresariales y colegios profesionales, cuya función se desdibuja al responder a un parámetro de producción industrial.
– A los consumidores, pues dejan de ser objeto pasivo en la adquisición de productos.
Todos estos cambios conllevan un giro copernicano en la concepción del mundo laboral. Me voy a referir a los dos primeros a partir de dos libros que he leído recientemente: “Manifiesto Crowd” y “Knowmad Society”; junto a un análisis de como estas modelos laborales se reflejan en el crowdfunding, en sus diferentes variantes.

mc_portadaManifiesto Crowd:La empresa y la inteligencia de las multitudes”, escrito por el biólogo Juan Freire y el experto en comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí, con la colaboración de Francis Pisani, es un análisis de como la inteligencia de las multitudes se vuelve esencial en el que “el espacio público está expandido por una capa digital que posibilita nuevas formas de coordinación y utilización colectiva. Esta transformación de lo común ha hecho posible nuevas infraestructuras que se han erigido como esenciales en la innovación social”. Se crea una nueva relación respecto de los usuarios y las marcas basada en la interacción. A través de las redes sociales se puede influir en el desarrollo de un producto y su comercialización. La web 2.0, colaborativa, pasa a ser social en una nueva esfera: la web 3.0.

La empresa se vuelve más compleja. Cambia sus formas comunicativas con socios clientes y mercado, que ya no pueden ser unidireccionales, y junto al cambios en los lazos con sus clientes el social bussines se incrementa con mejoras a sus empleados y proveedores.
El libro termina con un manifiesto. La segunda de sus sentencias es muy representativa: “Las multitudes no son una turba, caótica, ni una masa, homogénea, son un colectivo diverso organizado en red.”

xcoverimage.jpg.pagespeed.ic.CLPRY13y1VKowmad Society” es un libro en el que han participado múltiples autores, del mundo académico, empresarial y artístico, editados por John Moravec, quien definió al trabajador knowmad en un post de 2008 en su blog de la siguiente manera:

A knowmad is a nomadic knowledge and innovation worker – that is, a creative, imaginative, and innovative person who can work with almost anybody, anytime, and anywhere. Knowmads are valued for the personal knowledge that they possess, and in the purpo- sive application of their knowledge in different contexts (i.e., jobs).

La propuesta de Moravec se personaliza en el trabajador, que pasa de orientarse del puesto de trabajo a la tarea que realiza (from job to work). Del mismo modo, la empresa pasa a centrarse desde su propio funcionamiento y la necesaria obtención de beneficios para ello, al desarrollo de proyectos. Adquiere el mundo empresarial un carácter etéreo, desdibujado, dejando paso a los productos como elemento principal de producción.

Creo que referirme al producto como elemento principal del proceso de producción, nunca mejor dicho, es inexacto. ¿Qué papel pasan a ocupar los consumidores? El papel de receptor de los productos de consumo deja de ser el principal en una economía de la sociedad red, en la que prevalecen los enlaces que se establecen. Un primer paso es la comunicación directa que el usuario establece con la empresa a través de las redes sociales y que obliga a la empresa a replantear su proceso comunicativo.

El segundo paso es el de financiación directa de aquellos productos que desea a través del crowdfunding y que obliga a las empresas a repensar su proceso de sostenibilidad económica. Aunque esta definición es muy pobre respecto de la rica realidad de la financiación colectiva y directa de las empresas, pone de manifiesto el aspecto que considero un cambio fundamental: la financiación directa de los productos que las empresas ofrecen. El capital pasa directamente de los usuarios a las empresas en espera de un producto. Este cambio en los flujos del capital rompe con el proceso de globalización, cuya base en la concentración del capital y de la fuerza de producción.

El modelo de crowdfunding ofrece en cambio un modelo descentralizado, pues las empresas podrán localizarse en cualquier parte, del mismo modo que los trabajadores y consumidores, entre todos los cuales fluye la información. Además tendrán acceso a financiación de una forma sencilla y no por el valor de la empresa, sino por el valor de las ideas que desean desarrollar. Creatividad e innovación como base de la producción.

2013-11-12Un ejemplo claro del proceso de cambio que venimos comentando es el proyecto de la librería La Hormiga Atómica para la creación de una sala polivalente de imaginación política, cuyo capital pretende obtener a través de la plataforma Goteo. La deslocalización de los centros urbanos de concentración de capital -la librería se encuentra en Pamplona-, la financiación directa -en base a la inteligencia de las multitudes-, con una estrategia directa de comunicación con los usuarios y con base en las ideas como valor fundamental.
Como decíamos al principio del post, es una realidad que no termina de asentarse mientras el modelo industrial de producción no termina de marcharse. La pregunta es: ¿tenemos una sociedad que se está preparando para trabajar en la sociedad red?

Anuncios

Acerca de gabrielrosabernaez

Docente. Máster en Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible. Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños, de Acción Educativa.
Esta entrada fue publicada en Redes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s