Aproximación a la idea de territorio

El encuentro con un tweet de Andrea Giráldez me lleva a conocer la interesante obra de Julian Oliver sobre la geografía que genera la cobertura móvil, Border Bumping, una geografía, que al igual que las fronteras, es ajena a los espacios físicos.

Para el desarrollo del proyecto han desarrollado una app que al activarla a unos 10 km de una frontera localiza los repetidores de telefonía móvil, información que se añadirá al mapa a través del envío de la información por sms. Un funcionamiento simple que sólo requiere la app y el sistema de GPS del teléfono.

Como podemos ver en éste vídeo, las fronteras se deforman adaptándose a las coberturas móviles, creando un espacio geográfico virtual nuevo, más acorde a nuestra realidad conectada que la idea romántica del estado. Una geografía que nos recoloca ante el objeto físico y el conocimiento real geográfico: territorios.

Border Bumping from Till Nagel on Vimeo.

Aventurándome a una aproximación a territorio, hablaríamos de un conocimiento que poseemos de un espacio limitado, de carácter simbólico, en/con/donde establecemos una serie de relaciones.

Si bien siguiendo la metáfora de Claxton no podemos confundir el mapa (la teoría) con el territorio (la realidad), el trabajo de Julian Oliver nos proporciona una imagen más real de lo que actualmente podemos entender por territorio -siguiendo a Claxton, un itinerario concreto (diseño)-, al menos en lo que a permanecer en tránsito conectado se refiere. La realidad tecnológica va diversificando nuestro espacio físico, tanto urbano como urbanizado -el natural es cada vez más difícil encontrarlo-, y dotándolo de contenidos audiovisuales, creando zonas cubiertas por la cobertura y en blanco, lo que afecta a cómo nos relacionamos con el espacio, entendiendo esta relación en la forma en la que lo construimos/compartimos.

La literatura ha sido durante siglos la forma en la que construíamos y compartíamos simbólicamente el medio que nos rodea. La naturaleza expresada por Rosseau en La Nouvelle Eloïse llegó a provocar una emigración de personas a los alrededores de Ginebra para conocer esos paisajes.

Por el contrario, la literatura, la palabra, convive ahora entre otras tecnologías con las que (d-)escribimos el espacio en una forma en la que las imágenes son una símbolos con mayor contenido que el que aportan las propias palabras. No es sólo la mayor influencia de la imagen, es la geolocalización, la realidad aumentada, las propias redes sociales, que permiten ya no sólo compartir nuestra realidad, sino hacer de la realidad un proceso compartido. A su vez nos ayuda a recuperar el espacio, que es por esencia un lugar de encuentro.

La aparición del GPS dota al mapa de coordenadas; la realidad aumentada, de información en red; las redes sociales de diálogo. Finalmente queda un territorio entretejido en el que ya no está sólo la simbología personal y las palabras para formarla. Experimentos de narrativas móviles como el de la antropóloga Tricia Wang utilizando Instagram muestran este cambio.

La asunción de nuevas perspectivas en la geografía de los espacios, ya no circunscrita en a mapa, nos debería llevar a otra docencia de los mismos. ¿Cómo explicar lo que es un territorio? Más allá de nombres de valles, de ríos, de pueblos y ciudades, de conocimientos orográficos que hay que conocer -al menos conocer estrategias para acceder a estas informaciones- aparece la docencia del espacio desde un cariz simbólico en el que crear y compartir ese espacio, vivirlo.

Y, ¿cómo aprehender lo que es un territorio? La realidad de la sociedad del conocimiento, como señala Mariano Fernández Enguita, es el crecimiento espectacular de la cualificación, de las dimensiones y el papel del conocimiento (la ciencia y la tecnología) y por tanto, en la estructura de la cualificación. La necesidad de todo conocimiento se circunscribe a la gestión que hagamos de él, a la forma en que tratemos la información. La geografía nos aparece dotada de nuevas herramientas más allá del mapa; de nuevas territorios. Surge en el aprendizaje el requerimiento de la adopción de estrategias para facilitar la ocupación del espacio y su construcción, en todos sus niveles.

Anuncios

Acerca de gabrielrosabernaez

Docente. Máster en Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible. Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños, de Acción Educativa.
Esta entrada fue publicada en Complejidad, Redes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s